La importancia del teletrabajo y una buena conexión a Internet en tiempos de pandemia

El año 2020 trajo consigo cambios sin precedentes en la economía mundial y en el mundo del trabajo. El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó el nuevo brote de coronavirus como una pandemia, e instó a los gobiernos de todo el mundo a tomarse el asunto en serio.

De esta manera prepararse para la primera ola en cuanto a emergencia de salud pública con cantidad de medidas drásticas, una de las cuales y de las más duras para llevar a cabo fue el cierre total en muchos países (OMS, 2020a).

La pandemia empujó al teletrabajo a millones de trabajadores

Con la entrada en vigor de las medidas de cierre o confinamiento, se ordenó a una gran parte de los trabajadores que se quedaran en casa y siguieran trabajando a distancia, si sus funciones lo permitían y también la capacidad de conectarse a Internet, vivieran donde vivieran. Las organizaciones que estaban familiarizadas con el teletrabajo, así como empresas que no habían experimentado con el teletrabajo, enviaron a sus empleados a casa, creando las condiciones para el experimento de teletrabajo masivo más extenso de la historia. En ese momento, tener una conexión a internet rápida y fiable, se hizo producto de primera necesidad. Una buena oferta fibra, fué buscada por millones de teletrabajadores para sus hogares.

Aunque el número de personas que teletrabajan a tiempo parcial o completo ha ido aumentando a lo largo de los años (Eurostat, 2018), la pandemia sin duda ha acelerado la adopción de modalidades de teletrabajo por parte de los empresarios.

En un escenario como el de la pandemia de COVID-19, el teletrabajo ha demostrado ser un aspecto importante para garantizar la continuidad de las empresas. Mientras, en circunstancias normales sus beneficios incluyen la reducción del tiempo de desplazamiento, una mayor oportunidad para que los trabajadores se concentren en sus tareas lejos de las distracciones de la oficina, así como una oportunidad para un mejor equilibrio entre la vida laboral y la personal.

El teletrabajo ofrece la oportunidad de un horario más flexible para para los trabajadores y la libertad de trabajar desde un lugar alternativo, lejos de las instalaciones del empresario. También puede haber riesgos, como el aislamiento (sobre todo para las personas que viven solas), y la pérdida de contacto con los compañeros de trabajo, que es esencial en muchos casos.

Entonces en este punto se hizo indispensable hacer recomendaciones prácticas y aplicables para un teletrabajo eficaz, que son aplicables a una amplia gama de puestos de trabajo; apoyar a los responsables políticos en la actualización de
políticas ya existentes; y proporcionar un marco flexible a través del cual tanto las empresas privadas como
organizaciones del sector público pudieran desarrollar o actualizar sus propias políticas y prácticas de teletrabajo.

Es por tanto, un hecho el que el teletrabajo ha llegado y debido a la pandemia, extendido con una aceleración sin precedentes, requiriendo en todo momento. una buena conexión a Internet, donde la fibra optica ha tenido también un enorme avance en cuanto a casas y hogares conectados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte!