Banda ancha por cable o por fibra: ¿Cuál es mejor?

Mientras que miles de millones de personas en todo el mundo siguen luchando por tener acceso a Internet básico, muchos de nosotros tenemos la suerte de vivir en zonas en las que se puede acceder a Internet de forma relativamente barata y superrápida, con compañías de cable, proveedores de servicios de telecomunicaciones e ISP que luchan a brazo partido por la cuota de mercado. Sin embargo, con tantas tecnologías diferentes compitiendo, cada vez es más difícil para el consumidor medio elegir una sobre otra. Así que a la hora de elegir entre ofertas de fibra y móvil, es bueno saber de ambas tecnologías, aunque a estas alturas la gran mayoría de consumidores saben que la fibra ya supera al cable.

Así que, si alguna vez te has preguntado qué tecnología de Internet de banda ancha es la más adecuada para ti, deberías seguir leyendo, para tener claro elegir entre el cable o la fibra.

Banda ancha por cable o por fibra: veamos punto por punto

Qué es la banda ancha por cable?

Las redes de televisión por cable son algunos de los mayores proveedores de servicios de Internet a los consumidores de todo el mundo. El acceso a Internet por cable suele utilizar un cablemódem en las instalaciones del cliente para decodificar las señales digitales en electrónicas y viceversa. Aunque las compañías de cable pueden, en teoría, optar por los cables de fibra óptica para suministrar Internet a sus clientes, la mayoría opta por ceñirse a los cables coaxiales que se han utilizado durante décadas para transmitir señales de televisión.

En el último siglo, los cables coaxiales se han utilizado ampliamente para la transmisión de señales de radiofrecuencia, actuando como líneas de alimentación que conectan los transmisores y receptores de radio con sus antenas, audio digital (S/PDIF), así como para las señales de televisión por cable y las conexiones a Internet.

¿Qué es la banda ancha de fibra?

La banda ancha de fibra es un término genérico para cualquier red de banda ancha que utilice cables de fibra óptica para las comunicaciones. Las ventajas de utilizar fibra óptica para transmitir señales son muchas. En primer lugar, debido a la bajísima atenuación, las señales que pasan por estos cables casi no tienen pérdidas, lo que no sólo mejora la calidad de la señal para los usuarios finales, sino que también ahorra dinero a los operadores al permitir distancias mucho más largas entre amplificadores o repetidores.

En segundo lugar, los cables de fibra óptica también son mucho menos propensos a las perturbaciones de las corrientes de tierra u otras señales parásitas que son comunes a los cables de cobre. Esto hace que las señales sean mucho más limpias y puras para los usuarios finales en comparación con las señales que llegan a través de los cables de cobre.

Cable o Fibra: Velocidades y fiabilidad

En lo que respecta al consumidor, una de las principales diferencias entre la banda ancha por cable y la fibra son las velocidades. Mientras que los cables de cobre, como el Cat5e y el Cat 6, pueden proporcionar velocidades de Gigabit (1Gbps), la calidad de la señal y la velocidad se ven afectadas después de unos 100 metros. En cambio, los cables de fibra óptica típicos son capaces de mantener esas velocidades a lo largo de decenas de kilómetros por las razones antes expuestas. Por eso, los ISP que ofrecen las mayores velocidades suelen ofrecer conexiones FTTH (fibra hasta el hogar).

Cable vs. Fibra: Precios y disponibilidad

Los precios de los equipos de fibra han bajado considerablemente en los últimos tiempos, lo que ha allanado el camino para que los proveedores de servicios de Internet sustituyan sus redes de cobre heredadas por fibra hasta los hogares de los clientes. Con grandes e influyentes compañías que han empezado a ofrecer conexiones FTTH basadas en DOCSIS 3.x con velocidades ultra altas a precios asequibles, las diferencias de precios entre el cable y la fibra han desaparecido casi por completo, especialmente en la mayoría de las grandes áreas metropolitanas.

Cable o Fibra, y el ganador es…

Pocas veces tenemos un claro ganador entre dos tecnologías competidoras, pero éste es uno de esos casos. Los cables coaxiales han servido perfectamente a la industria de la televisión por cable y de Internet durante casi cuatro décadas, pero su fin está cerca. Claro que aún les queda mucha vida en lo que respecta a muchas otras aplicaciones, pero la fibra óptica es simplemente más adecuada para los requisitos de gran ancho de banda de las aplicaciones basadas en Internet del siglo XXI. Con el aumento exponencial de los dispositivos IoT (Internet de las Cosas) durante la próxima década, la transmisión de vídeos en 4K cada vez más común para los usuarios de plataformas como Netflix y Amazon Prime, los requisitos de ancho de banda sólo van en una dirección. Y el cable coaxial, con todos sus puntos fuertes, no puede competir con la fibra óptica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte!